PINCHOS DE MEJILLONES

En  mi tercera entrega de Entre Teclas y Fogones, Tictiritero nos enseña cómo hacer unos   sencillos y exquisitos pinchos de mejillones.

La receta, según nos cuenta en el vídeo insertado al final de esta entrada, procede de uno de sus viajes por los mares del Sur (o no...)

En esta ocasión quiero relacionar tanto receta como cocinero con un precioso poema de Konstantinos Kavafis: Ítaca


CONCERTO GROSSO PER PASTA E MELANZANE

Hace poco en casa de nuestros amigos Pepa y Massimo  tuvimos la suerte de probar este delicioso plato elaborado por  Cinzia (hermana de Massimo): Timballo di pasta e melanzane que en español sería Timbal de pasta y berenjenas.

Teclas y fogones están muy presentes en esta receta.
Nuestra amiga Cinzia, además de ser una estupenda cocinera es también una magnífica pianista y directora de coro y orquesta.


HOJALDRINAS

He querido estrenar este blog con la receta de un dulce que solemos tomar en casa cuando llegan estas fechas.

Para empezar necesitamos los siguientes ingredientes:

·     ¾ kg de manteca de cerdo
·     1 kg y ½ de harina
·     125 g de azúcar
·     ¼ de litro de vino blanco
·     el zumo de un limón

 Una vez preparado todo lo necesario, empezaremos, con mucha paciencia, la tarea de mezclar y amasar todos los ingredientes hasta obtener una masa fina. Estará en su punto cuando ya no se nos pegue en los dedos.

 Dejamos reposar la masa en un recipiente untado en aceite y tapado con un paño durante 12 horas aproximadamente.

   Pasado este tiempo se  hacen las hojaldrinas del tamaño (grosor) del canto de un dedo (en el mercado hay moldes con formas muy variadas y divertidas).

     Se meten al horno a 170º. 

 A los 20 minutos, aproximadamente, se sacan. Tienen que quedar claras de color,  pasarse de tiempo provocará una pequeña catástrofe.

Y para terminar se espolvorean con azúcar glas y un toque de canela. 

     
        Por cierto, "Un toque de Canela"  también es el título de una fantástica película de Tassos Boulmetis que podéis  disfrutar al tiempo que saboreáis las hojaldrinas y una copita de vuestro licor preferido.

¡No os la perdáis!

                                     Y...¡buen provecho!