#SalvemosSanidadyEducación

Cuando aún no hemos terminado de asimilar los recientes  recortes  de un 21'2% para Educación y un 13'7% para Sanidad, nuestro gobierno contraataca con un nuevo y brutal recorte de 10.000 millones de euros también en Sanidad y Educación.

Nuestros gobernantes parecen olvidar que educación y sanidad son pilares fundamentales sobre los que descansa el desarrollo y el futuro de un país.

Por eso, resulta gratificante (y triste a la vez) ver que en otros lugares  se sigue invirtiendo tiempo y recursos en ellos:

La semana pasada  paseando por Edimburgo vi un gigantesco autobús decorado con alimentos de vistosos colores que captó toda mi atención.

Durante todo el año estos autobuses se dedican a viajar por el  Reino Unido visitando escuelas y comunidades.
  

Están perfectamente equipados y funcionan como cocinas en las que los niños aprenden a preparar comida sana, es parte de su currículo. Y al profesorado se le proporciona la formación y los recursos necesarios para enseñar bien a su alumnado hábitos saludables.

Esta campaña se conoce con el nombre de  Focus on food  y trabaja para cambiar los malos hábitos alimentarios de la población y erradicar los problemas de salud que estos ocasionan. Está dirigida a alumnado de primaria y secundaria. Cualquier colegio puede solicitar visitar el autobús.

Es sólo un ejemplo de la diferencia de panorama entre dos países de la UE. Así que, viendo que nuestro futuro cada vez pinta más negro, entiendo a nuestros jóvenes que se marchan en busca de un futuro mejor. 
Como cantaba Serrat cuando yo era igual de joven (si yo pudiera unirme a un vuelo de palomas...) a mí también me dan ganas de irme de aquí. Probablemente, si tuviera 25 años menos lo haría. Ya me pilla algo mayor para empezar en otro lugar, sí. Pero todavía conservo mis fuerzas intactas para seguir luchando por la escuela en la que creo y que tan poco le importa a nuestros gobernantes. 


Por eso yo también digo #SalvemosSanidadyEducación

21 comentarios:

  1. Es una pena que nuestros hijos tendrán que marcharse fuera del país, no por opción sino por obligación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quiero pensar que hay esperanza y esto puede arreglarse de alguna manera.

      Eliminar
  2. Ole Piluca,
    cuanto tenemos que aprender de otros paises sabios que entienden que el futuro, entendido como desarrollo y evolución humana, pasa por la educación de esos humanos. Pero claro, para muchos el desarrollo y la evolución se circunscriben al plano económico exclusivamente. Aparte de que si la población recibe una educación emancipatoria que la empodere, nunca consentíria los desmanes, corrupciones, injusticias y ninguneos a los que nos tienen sometidos los mercados y algunos pseudo-políticos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmen, si que tenemos mucho que aprender.

      Eliminar
  3. Es un buen post. Especialmente porque haces una cosa que muy pocas personas en España han hecho últimamente: viajar para mirar, para aprender. Si en vez de tumbarnos en arenas hubiéramos aprovechado, como sociedad, nuestros viajes para mirar, para aprender, para imaginar nuestro futuro tomando lo mejor de otras sociedades...

    ¡Felicidades por el post!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario. Si que es bueno viajar con ánimo de aprender, nos enriquecemos y crecemos como personas.

      Eliminar
  4. Me parece que aquí no hacemos esto porque no queremos. Quiero decir, que en los coles hay mucha gente, docentes y familiares, que saben cocinar. En nuestro currículo no está así expresado "Aprender a cocinar comida sana" pero se recogen, tanto en Primaria como en Secundaria, los "hábitos saludables", y también la competencia social y ciudadana y la autonomía personal - además del eufemístico "conocimiento e interacción con el medio físico". No hace falta retorcer mucho estos "constructos" para que enseñar a cocinar comida sana sea parte del currículo de las etapas primaria y secundaria, creo yo. Y me parece que estarás de acuerdo conmigo. Lo que hace falta es tener una cocina, y ganas de meterse con la chavalería entre fogones... y creo que con las familias por allí, todo sería muuuuuucho más fácil.

    Me ha gustado ver algo fresco en estos días tan oscuros, gracias, Piluca.

    Un besazo,

    Maria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario que comparto plenamente. Aquí también podemos hacer esto si queremos. Incluso con pocos recursos económicos. Cuando estos ecasean hay que agudizar el ingenio. En el Reino Unido estos autobuses se financian, casi en su totalidad, con el dinero de algunas empresas patrocinadoras.

      Eliminar
    2. Hay tanto abismo, Nico, entre lo que la escuela enseña y lo que realmente debería. Yo que siempre he pensado que hay que formar para la vida, uno de los aspectos del que he estado y sigi estando muy concienciada es el de la alimentación. No me he puesto para cocinar con mis alumnos pero si que he dedicado mucho tiempo a trabajar con ellos este aspecto e intentando involucrar a las familias.

      Eliminar
    3. Menos mal que aún quedáis algunas con sentido de la realidad :)))

      Eliminar
  5. Piluca,es algo, lo de cocinar, que siempre he tenido pendiente a lo largo de mi carrera profesional ya que como dice María, podría entrar perfectamente en el currículum... Hace muchos años, cuando era EGB llevé un Taller de Cocina, con la colaboración de padres y madres, por supuesto, y creo que aprendieron mucho, pero lo tuvimos que dejar porque no teníamos presupuesto para alimentos y los niños lo estuvieron aportando un tiempo hasta que nos resultaba demasiado costoso.La experiencia fue preciosa!También en uno de mis viajes, esta vez fue un intercambio con profesorado de Suiza, vi cómo se trabajaba la alimentación dentro de la escuela y era enriquecedor, ellos tenían una buena infraestructura montada y todo el alumnado pasaba por allí. En fin, que hace falta imaginación, cariño y darle la importancia suficiente para que nuestra población se eduque en la escuela y no en las grandes superficies con la comida basura. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario. Las familias, como bien dices, son un recurso al que no le sacamos todo el potencial que tienen. También coincido contigo en que no se puede abusar siempre de la generosidad de las personas. Una solución sería pedir colaboración a empresas como le he comentado a NicolasaQM

      Eliminar
  6. Gracias por tu post, Piluca.
    Tenemos que luchar porque no nos den ganas de irnos de aquí, y que nuestros hijos no tengan que hacerlo por obligación. Afortunadamente, creo que la Escuela es el mejor campo de batalla.

    Thanks, again.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tu comentario. Coincido contigo en que tenemos que seguir luchando por dejar a nuestros hijos y nietos un futuro mejor.

      Eliminar
  7. Conmovedor, Piluca.¡Cómo comparto lo que dices y lo que sientes! Es verdad que estamos viviendo unos acontecimientos en todos los órdenes realmente preocupantes y desesperanzados pero tú y yo que hemos vivido épocas mucho más difíciles sabemos que todo es cíclico y que de los malos momentos se sale trabajando cada uno desde su pequeña atalaya. Nosotros los docentes tenemos el poder cambiar las cosas porque en nuestras manos está formar a los futuros ciudados críticos, abiertos, empáticos, solidarios, cooperativos,... ¿Hay algo más grande que esta nuestra tarea?

    ResponderEliminar
  8. Hay que seguir luchando. Siempre ha sido así, esto es una nueva aristocracia, eso pretenden, y volver al feudalismo. Pero nos vamos a resistir. Por la Escuela Pública, la Escuela de todos para todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podemos llegar a pensar que lo que hacemos de forma aislada, es pequeño e insignificante.
      "A veces sentimos que lo que hacemos es tan sólo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara esa gota (Ortega y Gasset)
      ¡Seamos gotas de ese mar!

      Eliminar
  9. Gracias Mayti,¡cuánta verdad y sabiduría hay en tus palabras!

    ResponderEliminar
  10. Claro, claro: cocinar, pensar, hacer cuentas con las facturas reales, meter a las familias en clase, trabajar las CCBB... ¿qué será lo próximo? ¿dejar los libros de texto? ;PP

    Una vez, contando la pila de cosas que hacía en mis clases de Infantil, me preguntó una maestra: "Y si tú haces todo eso en horas de clase, ¿cuándo trabajas?"

    Ahora puedo decirlo claro: Cuando me sale del alma, paya. Léase los criterios de evaluación, paya, que está incumpliendo la ley.

    Besos y gracias por este estupendísimo blog ;))

    ResponderEliminar
  11. Claro Lola, ¿es que tu no sabes que algunas y algunos "trabajan" mientras otros y otras nos pasamos el tiempo "maquinando cosas que no son las realmente importantes?"
    Fuera de bromas, gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar