Pastel de frambuesas

Si tenéis pensado viajar a Edimburgo, os aconsejo reservar una mañana para visitar Craigie’s Farm.  Sin duda es una experiencia fantástica.

Pasear por sus campos con una espectacular vista de fondo, caminar entre las plantaciones y coger los frutos directamente de la planta es un auténtico placer.

Los productos que puedes recolectar son de temporada así que van cambiando durante todo el año. Cuando yo estuve era agosto y había fresas y frambuesas.¡Deliciosas!

Para entrar pagas 2 £ (por persona), coges una cesta y la llenas con las frutas y verduras que más te gusten. Yo no veía el momento de parar. A la salida pesan los productos recogidos y pagas. Te descontarán del precio las libras que pagaste a la entrada.

De mi paso por Craigie’s Farm además de llevarme una buena cosecha de frambuesas y fresas, pasé una mañana muy divertida que me sirvió de inspiración para preparar el delicioso pastel del que os dejo video y receta. ¡Buenísimo!

Dos suecos cocinando en "El Boliche"


Minge y Bert, nuestros cocineros suecos preferidos, vuelven al Boliche” para deleitarnos con su magnífica cocina.

En esta ocasión Bert nos ha preparado una "Carne a la pimienta verde con puré de patatas, salsa de rábano picante y verduras de la temporada". Minge ha optado por improvisar una fantástica "Tarta de queso."

Como siempre, es divertidísimo cocinar con ellos, compartir y saborear sus platos.

Yo sigo sin saber nada de sueco. Ellos tampoco han aprendido mucho español, así que...
me he hecho la sueca” y los he dejado "cacharrear" a sus anchas en la cocina. Además he aprendido y me he divertido mucho viendo como cocinan.

Seguro que disfrutatréis viendo los magníficos vídeos, grabados en esta ocasión por un profesional (Libraproducciones.com) que amablemente se brindó a ello Gracias Jorge. 


Espero que os animéis a preparar las recetas. Todo estaba buenísimo.

Filete a la pimienta verde


 Improvisando una tarta de queso
 

Cocinando en Tulum, México


¿Quién no conoce la comida mejicana? y ¿quién no ha saboreado alguna vez unos tacos o unos burritos  en alguna de las muchas cantinas  mejicanas que hay en nuestro país?... Pero, ¿es esta la auténtica comida que se toma en México?

La mayoría de estos restaurantes sirven comida rápida de influencia “gringa” que no hace justicia a la rica y variada gastronomía del país. Os recomiendo leer este interesante artículo de Rulo Luna en el que nos muestra como distinguir la comida mexicana de la tex-mex.

Algo parecido ocurre también con la oferta turística de viajes a la Riviera Maya que nos venden los touroperadores y agencias. Nos muestran la realidad que ellos quieren vendernos: lujosos resorts “todo incluido” en los que el principal atractivo es comer y beber cuanto quieras y a la hora que quieras, o estar tumbados en las preciosas playas privadas del hotel.  Si luego quieres hacer alguna excursión extra, te meten miedo para que contrates las que allí mismo te organizan.

Además de los 120 km de espectaculares playas de arena blanca, aguas cristalinas y exhuberante vegetación, la Riviera Maya es mucho más. Cuenta con un patrimonio cultural asombroso y con gente encantadora. Es una zona del país bastante segura donde te puedes mover con total libertad y visitar los cientos de lugares de interés histórico y espacios naturales a tu aire sin ningún problema.

Siempre que viajo a algún país me gusta empaparme  de  su cultura, su historia, sus paisajes, su gente... y su gastronomía.

Así fue como contacté con Lily Espinosa para aprender a cocinar
auténtica comida mexicana en su casa, en Tulum. La comida que se hace con tiempo, con mimo, con buenos productos y con la sabiduría de las recetas tradicionales trasmitidas de generación en generación.

Os animo a ver el vídeo sobre la clase de cocina en Tulum. ¡Buenísimo todo lo que preparamos!

En esta ocasión no os dejo fichas de las recetas, quedan pendientes hasta que Lily me las envíe.

Nidos de alcachofa con huevos


Está científicamente demostrado que la alimentación ecológica beneficia nuestra salud y el medio ambiente. 

Los alimentos son más saludables, sabrosos y frescos. Además, consumiendo productos de nuestra tierra estamos ayudando a la economía local.
 
También contribuimos con el medio ambiente en la reducción de gases contaminantes. Estos productos son mucho más respetuosos con la naturaleza: no contienen pesticidas, aditivos sintéticos y no están modificados genéticamente.

Desde hace relativamente poco, los pueblos del Valle del Guadalhorce se unieron para organizar una serie de mercadillos de productos ecológicos, principalmente fruta y verdura. Todo ello impulsado por la asociación de agricultores ecológicos “Guadalhorce ecológico”

Aquí podéis ver el calendario.

Os animo a que os acerquéis a alguno de ellos y consumáis sus productos, merece la pena.

Aprovechando que el último domingo del mes se celebra en la Cala, me acerqué para comprar unas fantásticas alcachofas con las que he preparado esta sencilla  y vistosa receta: “Nidos de alcachofas con huevos”.