PASTELA


La pastela es un plato exquisito de Marruecos que se suele preparar en ocasiones muy especiales.

A mi me encanta y cualquier excusa es buena para prepararla.

En esta ocasión la excusa era disfrutar de la compañía de unos buenos amigos y amigas.

Mayti y Pepa, dos magníficas cocineras y amigas, entran en la cocina de entreteclasyfogones y juntas preparamos una deliciosa pastela. (Podéis ver como se hace en el vídeo al final de la entrada)



La idea de preparar este plato entre las tres surgió al ver la última película de Nadine Labaki  “¿Y ahora dónde vamos?”
Una sugerente escena en la que las protagonistas preparan juntas unos “deliciosos pasteles” nos ha inspirado para realizar nuestro vídeo.

Nadine Labaki, actriz, directora de cine y mujer comprometida con su tierra, no quiso permanecer impasible ante los acontecimientos que tuvieron lugar en el Líbano en mayo del 2008 que colocaron al país al borde de una guerra civil. 

“Sentí como mujer que debía reaccionar a lo que estaba pasando a mi alrededor... Así comenzó la idea de la historia de un pueblo donde las mujeres hacen todo lo que pueden por evitar la guerra... Me inspiré en mujeres de mi alrededor a las que he visto perder tantos seres queridos y aún así siguen llenas de vida, de humor, y de buenos deseos”
 
No os perdáis esta bellísima, divertida y valiente película con la que la directora de Caramel vuelve a sorprendernos muy gratamente.

Mayti también nos recomienda un libro con un título muy sugerente imprescindible para cualquier amante de la buena cocina "Aroma árabe" de Salah Jamal. Se trata de un libro donde se combinan las recetas de cocina con relatos sobre su origen.

Pasamos una tarde fantástica preparando nuestra pastela. Salió buenísima, pero como siempre, lo mejor fue la compañía. 

Gracias Pepa y Mayti.




#SalvemosSanidadyEducación

Cuando aún no hemos terminado de asimilar los recientes  recortes  de un 21'2% para Educación y un 13'7% para Sanidad, nuestro gobierno contraataca con un nuevo y brutal recorte de 10.000 millones de euros también en Sanidad y Educación.

Nuestros gobernantes parecen olvidar que educación y sanidad son pilares fundamentales sobre los que descansa el desarrollo y el futuro de un país.

Por eso, resulta gratificante (y triste a la vez) ver que en otros lugares  se sigue invirtiendo tiempo y recursos en ellos:

La semana pasada  paseando por Edimburgo vi un gigantesco autobús decorado con alimentos de vistosos colores que captó toda mi atención.

Durante todo el año estos autobuses se dedican a viajar por el  Reino Unido visitando escuelas y comunidades.
  

Están perfectamente equipados y funcionan como cocinas en las que los niños aprenden a preparar comida sana, es parte de su currículo. Y al profesorado se le proporciona la formación y los recursos necesarios para enseñar bien a su alumnado hábitos saludables.

Esta campaña se conoce con el nombre de  Focus on food  y trabaja para cambiar los malos hábitos alimentarios de la población y erradicar los problemas de salud que estos ocasionan. Está dirigida a alumnado de primaria y secundaria. Cualquier colegio puede solicitar visitar el autobús.

Es sólo un ejemplo de la diferencia de panorama entre dos países de la UE. Así que, viendo que nuestro futuro cada vez pinta más negro, entiendo a nuestros jóvenes que se marchan en busca de un futuro mejor. 
Como cantaba Serrat cuando yo era igual de joven (si yo pudiera unirme a un vuelo de palomas...) a mí también me dan ganas de irme de aquí. Probablemente, si tuviera 25 años menos lo haría. Ya me pilla algo mayor para empezar en otro lugar, sí. Pero todavía conservo mis fuerzas intactas para seguir luchando por la escuela en la que creo y que tan poco le importa a nuestros gobernantes. 


Por eso yo también digo #SalvemosSanidadyEducación

Arroz con aceite de coco, patacones y pescado ¡PURA VIDA!


El arroz con aceite de coco es uno de los platos tradicionales del Caribe. Se suele tomar acompañado de pescado y patacones.

En Costa Rica y Panamá llaman “patacones”  a los trozos de banana verde elaborados de una forma  muy especial.

Para obtener el aceite de coco con el que se prepara el arroz se utilizan cocos naturales. Como conseguirlo a la manera tradicional exige mucho tiempo, yo he optado por utilizar una leche de coco que venden en algunos supermercados y que facilita la tarea.
Al final de la entrada podéis ver, en vídeo, mi adaptación de este exquisito plato que tuve ocasión de probar en Manzanillo, un precioso pueblito del caribe costarricense. 

Allí hay una pequeña soda (que es como le dicen a los restaurantes por aquellas tierras) donde sirven deliciosos platos caribeños. Se llama Maxi’s y es conocido en kilómetros a la redonda. Está en una impresionante playa de finísima arena dorada donde las palmeras llegan hasta la misma orilla del mar. ¡Realmente paradisíaca! Si cierro los ojos puedo sentir el olor y la brisa del mar, de ese mar trasparente y cálido que invita a permanecer en el agua hasta que se te empieza a arrugar cada centímetro de piel.

Calita "virgen" en Manzanillo
Costa Rica es un país precioso que bien merece una visita. Te aconsejo recorrerlo “a tu aire”, sin prisas (tómate tu tiempo, merece la pena), sin guías ni viajes organizados que decidan por ti donde ir, donde parar, donde comer y que hacer en cada momento...

Su estabilidad socio-política permite que te puedas desplazar por el país con bastante tranquilidad. Claro que siempre hay que tener precauciones cuando se viaja, los turistas vamos diciendo a gritos que los somos. Nos delatan nuestras ropas, nuestras cámaras, nuestras mochilas… y somos presas fáciles para tanto amigo de lo ajeno como hay por todas partes, donde quiera que vayamos.

Si te gusta  la naturaleza, puedes sentir su fuerza como en pocos sitios.

Si te gusta la aventura (a cualquier nivel) puedes experimentarla: tirolinas (canopy), paseos a caballo, descenso de barrancos, rápidos,  piragüismo, senderismo, volcanes, selva, selva, selva…

Si te gusta charlar con la gente de los lugares por los que pasas, “ticos y ticas” (como se autodenominan) son gente alegre y comunicativa.

Si te gusta perderte por las calles, los mercados, los parques… y además recorrer maravillosos paisajes, estarás en el lugar adecuado.

Atardecer en Puerto Viejo
Costa Rica era otro de mis muchos viajes soñados y mil veces planificado. Creo que una de las cosas que más me motivó fue la lectura del libro de Jose María Mendiluce “Pura Vida” (expresión que se utiliza cotidianamente para saludar, despedirse…) La novela transcurre entre Manzanillo y Puerto Limón. Describe una de esas historias de amor imposibles por las circunstancias personales y el mundo tan distinto al que pertenecen los protagonistas.
Cuando regresé a España leí “La sonrisa de Ariadna” (siguiente novela de Mendiluce). Me gustó todavía más. Su lectura me evocaba los paisajes, los olores, los sabores y todas las sensaciones vividas en los lugares por los que acababa de pasar...
Soy de las que pienso que un viaje no solo se vive mientras lo realizas.  Hay que empezar a vivirlo mucho antes. Y por supuesto, no acaba con el regreso a casa. Rebuscando entre tus notas, tus recuerdos, fotos, sensaciones, saboreando los buenos momentos y olvidando los menos buenos si es que los ha habido…
Esta receta que os he traído hoy es mi pequeño homenaje a aquellas tierras, a  las que, si puedo, volveré algún día. 
“ PURA VIDA “